¿POR QUÉ LAS FRECUENCIAS DE ONDA CORTA TIENEN QUE CAMBIAR?

A pesar de una lenta disminución en las dos últimas décadas, el uso de las bandas de alta frecuencia (onda corta) para la radiodifusión nacional e internacional sigue siendo un medio excepcionalmente eficaz y eficiente para llegar a millones de oyentes con un solo transmisor.

La física de por qué las transmisiones de onda corta se comportan de la manera en que lo hacen es compleja, pero con un servicio bien planificado, utilizando la frecuencia correcta a la hora correcta, las emisoras pueden llegar a la población de todo un continente, transmitida desde un transmisor a miles de kilómetros de distancia. La onda corta no conoce fronteras ni límites internacionales y sigue prestando un servicio vital a las audiencias de los rincones más remotos del planeta, o de los territorios donde el acceso a las noticias, la información y la educación controladas por el Estado está estrictamente controlada.

A diferencia de otras bandas de transmisión (en particular la FM y la onda media), las señales de onda corta pueden dirigirse hacia el cielo – en lugar de irradiar horizontalmente a lo largo del suelo – y reflejarse de nuevo a la tierra, iluminando grandes zonas geográficas a varios miles de kilómetros de distancia. El mismo principio se aplica independientemente de que se utilice el modo tradicional analógico o digital (DRM), lo que hace que la radio digital DRM en las bandas SW sea una propuesta convincente para ofrecer audio de alta calidad a audiencias masivas en zonas muy amplias.

El mecanismo de esta magia es la ionosfera, que se extiende desde unos 80 a 1.000 km por encima de la superficie terrestre; contiene una alta concentración de iones y electrones libres que reflejan las ondas de radio. La ionosfera está formada por varias capas de estas partículas cargadas sensibles a la luz solar, cuyo efecto es variar la densidad y la composición de estas capas en función de una serie de factores: las horas de luz diurna locales y la época del año son dos de las principales influencias, ya que la órbita inclinada de la Tierra alrededor del sol mueve nuestro planeta entre las estaciones.

Sin embargo, la propiedad muy útil de las señales de onda corta para viajar largas distancias también tiene un inconveniente. La misma frecuencia no puede ser usada todo el día, o incluso todo el año. Esto se debe a que los cambios diurnos y estacionales en el número de horas de luz del día en cualquier lugar tiene un efecto directo en la banda de frecuencia óptima en cualquier momento dado. El propio sol también experimenta un período de cambio mucho más largo, conocido como el ciclo de las manchas solares. Según las observaciones realizadas a lo largo de muchos siglos, esta variación de la actividad solar alcanza su punto máximo cada 11 años. Por lo tanto, se pueden hacer predicciones a largo plazo con un grado razonable de precisión, y esto es un factor importante en el arte de la planificación de la frecuencia.

Como regla general, las frecuencias más altas funcionan mejor durante las horas del día y el verano (en el hemisferio norte) mientras que las frecuencias más bajas se propagan mejor en la oscuridad – antes del amanecer y durante las largas tardes de invierno, especialmente cuando el ciclo de manchas solares está en su punto más bajo. El problema, por supuesto, es que las mismas reglas se aplican a todos, por lo que en períodos de baja actividad solar como los que hemos experimentado en los últimos años, las bandas de frecuencia más bajas están abarrotadas por cada emisora que intenta utilizar la mejor frecuencia posible para su servicio.

La gestión de las bandas de transmisión de onda corta es un asunto internacional. Mientras que cada país tiene su propia organización nacional u organismo de gobierno para legislar la radiodifusión interna (como Ofcom en el Reino Unido) a nivel internacional, la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones) – un organismo de las Naciones Unidas – desempeña el papel de una administración mundial de la reglamentación de las radiocomunicaciones. Todos los estados miembros de la ONU están suscritos a la UIT, aunque no todos respeten sus normas.

Bajo los auspicios de la UIT, el Comité de Coordinación de Altas Frecuencias (HFCC) gestiona y coordina las bases de datos mundiales de la radiodifusión internacional por onda corta. Los gestores de frecuencias de “Encompass” representan los intereses de la BBC y de otros clientes en este foro, que se reúne varias veces al año para coordinar las frecuencias utilizadas por todas las principales emisoras del mundo.

El resultado de la HFCC son dos programas de frecuencias estacionales – verano e invierno – conocidos como las estaciones “A” y “B”. El cambio entre las estaciones se acuerda internacionalmente para que ocurra el último domingo de marzo (comienzo de la estación “A”) y el último domingo de octubre (comienzo de la estación “B”), lo que coincide con el comienzo y el final del “ahorro de luz diurna” en muchos países que cambian sus relojes locales.

Así, el comienzo de la nueva temporada ‘A20’ será el domingo 29 de marzo, y las frecuencias acordadas para todas las transmisiones de onda corta continuarán hasta el comienzo de la próxima temporada ‘B20’, el domingo 25 de octubre.

Fuente:WHY DO SHORTWAVE FREQUENCIES HAVE TO CHANGE?



Categorías:Onda Corta

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: